Licantropía, literatura, cine, juegos de rol… y otros delirios

Filmografía de hombres-lobo (II): sagas y series de TV

Segunda parte de mi listado de películas dedicadas al género de los hombres-lobo. En esta se recopilan tanto producciones cinematográficas convertidas en una saga de varias entregas como series de televisión en que hacen aparición, aunque sea brevemente, estas criaturas de la noche.

Filmografía de hombres-lobo

Última actualización: 06/junio/2012


Aullidos

Aunque tanto la primera entrega como la cuarta fueron adaptaciones cinematográficas de una novela, ninguna de las películas sigue fielmente la misma, ni tampoco guardan relación entre sí más allá del título que las une. En vez de ello, narran historias independientes. Hasta el momento se han estrenado siete entregas, la última de ellas en 1995.

AullidosAullidos

Basada en una novela del mismo título, se considera uno de los grandes clásicos del género, además de dar lugar a una larga saga. Muestra unos efectos superiores a la media y sin hacer abuso del gore, las escenas donde hace aparición son bastante sangrientas. A pesar de que los licántropos parecen algo idiotas en algunas escenas, en términos generales merece la pena echarle un vistazo.

El argumento parte de una premisa un tanto más original de lo que suele normal en este tipo de películas. Una presentadora de televisión, perseguida por un asesino en serie, ayuda a la policía a capturar a éste. Tras un tiroteo en el que muere el asesino, la reportera sale ilesa pero ahora sufre amnesia, por lo que el médico que la atiende decide enviarla, junto con su marido, a una colonia en las afueras para tratar su dolencia. Una vez allí descubrirá que los habitantes de la población son algo extravagantes y que algunas criaturas extrañas pululan por la zona. Lo que ocurre después es bastante evidente.


Aullidos 3Aullidos III: los marsupiales

Desaprovechada producción que, al desarrollar algunos conceptos bastante originales, podría haber sido una cinta sumamente interesante. Pero incluso el final, distinto a lo de siempre, resulta excesivamente optimista para una película del género. La historia parte de un científico interesado en investigar una extraña rara licantrópica en Australia, para después pasar a centrarse en una de las propias cambiaformas. Sin embargo avanza a saltos, mostrando una escena detrás de otra con la presunción de que el espectador sabe cómo se ha llegado hasta ahí, lo que resulta en un montaje que se antoja confuso por momentos.

Algunos diálogos parecen de chiste y las actuaciones son bastante irregulares. Aunque los disfraces resultan bastante malos, otros efectos (como los cachorros y los estados intermedios de transformación) son de lo más aparentes. En el lado positivo, recalcar que se ofrecen algunas ideas interesantes, como el planteamiento de que los licántropos sean una raza marsupial y que la transformación no se dé bajo luna llena sino en otras circunstancias.


Aullidos 4Aullidos IV

Olvidable suerte de remake de la película original, con la que evidentemente comparte argumento, aunque se dice que esta nueva entrega es más fiel al relato original de Gary Brandner.

Pretende ser una historia enigmática mediante una serie de visiones que la protagonista vislumbra y las extrañas desapariciones ocurridas, llegando a conseguirlo al principio, pero debido al lento desarrollo finalmente todo queda como en el aire. Durante la primera hora no pasa absolutamente nada más allá de que la pareja protagonista va al refugio y se habla un poco sobre el trasfondo del lugar. Habrá que esperar hasta la última media hora para ver a los hombres lobo, resultando el final torpe y apresurado, tan anticlimático que incluso parece a medio terminar.

Pese al escaso talento de la dirección, las actuaciones son aceptables, llegando incluso a destacar por momentos Romy Windsor en el papel protagonista. Aunque algunos efectos tienen una apariencia de producción barata (como el maquillaje de los hombres lobo en forma híbrida), la escena de la conversión no es nada mala.


Aullidos 6Aullidos VI

Un vagabundo, que se transforma en hombre-lobo durante las noches de luna llena, acaba siendo capturado por el propietario de una feria ambulante para añadirle a su grupo de fenómenos, aunque él mismo resultará ser también una criatura sobrenatural.

En cierto modo parece un homenaje a los crossovers del cine clásico, con una ambientación interesante pero que lamentablemente se queda a medio gas, como ocurre con casi todas las entregas de la saga. Los efectos se notan artificiales y el escaso uso de música a lo largo del metraje reduce la tensión dramática, aunque la pelea final entre hombre-lobo y vampiro se deja ver.


Ciclo de Waldemar Daninsky

Conjunto de películas que tienen como hilo de unión al conde Waldemar Daninsky (supuestamente basado en un noble medieval llamado Gilles de Rais), popularizado por el gran actor Paul Naschy (nombre artístico del español Jacinto Molina Álvarez), que se convertiría desde entonces en un referente del género de terror hasta el punto de ser considerado el equivalente español de Lon Chaney Jr.

Aparte del personaje protagonista, ninguna de las películas sigue una continuidad, sino que se trata de historias totalmente independientes, llegando al extremo de que la maldición tiene distintos orígenes en cada producción. Antes de la muerte de Jacinto Molina, se rodaron 12 películas, aunque una de ellas permanece inédita, ya que se rumorea que ni siquiera llegó a terminarse.


La marca del hombre loboLa marca del hombre-lobo

Obra que serviría de presentación a Paul Naschy. En esta narración interpreta al conde Waldemar Daninsky, mordido por un antiguo hombre-lobo despertado de su letargo y que desde entonces busca un remedio para evitar la conversión (¿no resulta algo familiar?). A grandes rasgos es una película bastante entretenida pese a sus notables defectos. Por comentar alguno de ellos, el comportamiento del hombre-lobo en que se transforma el conde le hace parecer más idiota que salvaje (especialmente en su primera conversión), no así estando en forma humana o cuando la bestia trata de salir -es entonces cuando Naschy logra actuar de forma más que convincente.

También el guión, por decirlo finamente, es bastante mejorable y más aún a medida que avanza, limitándose a presentar más personajes y situaciones que aparentemente tienen algo que ver con la trama. Y otro tanto sucede con los efectos y algunos decorados, en los que se nota demasiado el estilo cartón piedra. Lo mejor de la película es la atmósfera gótica que impregna cada minuto, conseguida gracias a los elementos típicos (y tópicos) como los escenarios de mansiones antiguas, criptas y mazmorras llenas de telarañas, bosques oscuros, aullidos en la noche e incluso un vampiro de capa roja. Todo ello acompañado por una música tétrica, eso sí, magníficamente orquestada.

Una curiosidad final: pese al desafortunado título (uno de ellos) de la traducción al inglés (algo así como El terror sangriento de Frankenstein), no aparecen en ningún momento ni el doctor Frankenstein ni su creación.


La noche de WalpurgisLa noche de Walpurgis

Una más entre tantas de las películas de terror españolas producidas entre los 60 y principios de los 80, caracterizadas por su escaso presupuesto y el hincapié en la presencia de mujeres ligeras de ropa (cuando llevan alguna) y más orientadas a mostrar sangre que a dar sustos. En este caso se trata de un crossover de hombre-lobo contra vampiresas, cuya trama no da mucho más de sí.

La primera mitad es hasta interesante, aunque posteriormente decae hasta convertirse en una sucesión de escenas mayoritariamente aburridas. Como ya he mencionado al principio, más de lo mismo. Con todo, en la actualidad se considera un clásico del género.


El Hombre Lobo

Saga del que probablemente sea el licántropo más popular del cine, Larry Talbot, magistralmente encarnado por Lon Chaney Jr. en un total de cinco producciones donde cruzaría su destino con otros monstruos de la imperecedera Universal, es decir, Frankenstein y Drácula. También serviría para establecer algunos tópicos del género, como asociar la transformación con la luna llena (a partir de la segunda película).


El Hombre LoboEl Hombre Lobo

Clásico de Lon Chaney Jr., con Bela Lugosi en el papel de gitano. Se trata de una historia tradicional que trata sobre la tragedia del hombre que, tras ser convertido en monstruo, busca una cura mientras es perseguido por los furibundos aldeanos. En ella se habla ya de la plata como elemento mortal para el licántropo pero no de la luna llena como desencadenante del cambio, sino que éste ocurre en la época en que florece el acónito.

En la actualidad los efectos resultan más bien barateros, resultando el aspecto del hombre-lobo casi cómico (aunque en la época supuso un gran trabajo de diseño y maquillaje) y ni siquiera hay una escena de la transformación, ya que la censura de la época lo impidió. Sin embargo, la película está dotada de una extraordinaria atmósfera tanto en el plano visual como en el musical y personal, ya que los actores, incluso algunos secundarios, realizan un trabajo digno de elogio.

En conjunto, logran ofrecer una narración que, pese a sus pequeñas carencias (principalmente argumentales), ha acabado convirtiéndose en un clásico de visionado obligatorio por todo aficionado al género.


Frankenstein conoce al Hombre LoboFrankenstein conoce al hombre-lobo

Pese al título de serie B (que en cierto modo es), se trata de un clásico del terror en blanco y negro con unas excelentes actuaciones (entre las que cabe destacar la portentosa expresividad de Lon Chaney Jr. como el hombre-lobo) y un muy buen trabajo de doblaje. Bela Lugosi hace una aparición bastante digna en el papel de monstruo de Frankenstein, pese a las formas rígidas, rayanas en lo caricaturesco, de la criatura).

El punto más débil de la película se encuentra en el guión, que presenta algunas inconsistencias apreciables. Por cierto que el argumento no es una mera pelea entre dos criaturas sobrenaturales, sino que parte de la búsqueda del licántropo por hallar una cura a su maldición -y ésta, en teoría, puede encontrarse entre los manuscritos del doctor Frankenstein.

Aunque los efectos distan de ser espectaculares, resultan efectivos para la época de la película. Resaltan algunos pasajes tan tétricos como hermosos, como el Castillo Frankenstein o la escena en la cripta que supone el propio comienzo de la narración. Junto con la música fantasmagórica y los tonos oscuros característicos de este tipo de producciones, logran presentar una atmósfera inquietante y lúgubre.


Ginger Snaps

Ginger Snaps, trilogía Ginger Snaps, juego de palabras difícil de traducir del inglés, comenzó siendo una producción canadiense de presupuesto no demasiado elevado. Tras convertirse en una obra de culto, se hizo posible alargar la obra original hasta una trilogía, estrenándose ambas secuelas en un mismo año. Dentro de su género, podríamos clasificarla como perteneciente al terror personal con amplias reminiscencias del gore (o viceversa).

Aparentemente, el argumento de la trama no supone ninguna vuelta de tuerca al género, partiendo de una idea ya vista en Un hombre lobo americano en Londres (y su ¿secuela? ¿remake parisino?), por citar alguna: una adolescente es mordida por lo que en principio parece un perro enorme y a partir de aquí se desencadena una (brevísima) serie de muertes brutales que acompañan la metamorfosis de la joven. Debe destacarse, sin embargo, el acertado uso, en la película original, de la metáfora que asocia la progresiva transformación en hombre-lobo (mujer en este caso) con los cambios de la pubertad. Y es que las alegorías de este tipo parecen funcionar muy bien dentro del género de terror, habiendo sido empleadas con relativo éxito en otras producciones como Buffy cazavampiros.


Ginger SnapsP
arte la primera película del arquetipo de adolescente socialmente inadaptado (o rechazado), en este caso Ginger y Emily, dos hermanas obsesionadas con la muerte que fortuitamente acaban infectándose con la maldición de la licantropía al planear vengarse de una compañera de instituto. Nada especialmente original, como ya he comentado. Es a partir de aquí de donde parte la mencionada metáfora adolescencia-licantropía, dando lugar a algunas escenas algo subidas de tono pero sin caer en el vulgarismo de escenas explícitas (e innecesarias).

En esta entrega la trama se alarga innecesariamente, siendo la última media hora un cúmulo de escenas encadenadas sin demasiado acierto para retardar en lo posible el final (no desmereciendo por ello su visionado, por otra parte). Se puede resumir en que, tras un avance lento pero continuado, este fragmento concentra los sustos y persecuciones inherentes al género que más de uno echaba a faltar.


L
a segunda entrega (Ginger Snaps 2: los malditos) es un epílogo que no encuentro del todo necesario. Continuando la intriga sobre la lenta pero inevitable metamorfosis, una de ellas acaba ingresada en una clínica de rehabilitación tras ser confundida por  toxicómana, ya que ha comenzado a inyectarse habitualmente acónito para tratar de paliar la infección. Por si esto fuera poco, no tardará en hacer aparición un viejo conocido de las hermanas…

Ginger Snaps 2Con un comienzo interesante y atrayente, la narración sin embargo no resulta tan intrigante (quizá por saber a grandes rasgos lo que se espera) y más avanzada la película, trata de dar más énfasis a la acción que al desarrollo personal. Así, sin estar mucho más elaborado que en la película anterior, el guión resulta un poco más austero en algunos aspectos, a pesar de dar un giro final un tanto inesperado que deja la trama abierta a nuevas secuelas.

Por el lado positivo, la historia pasa a centrarse en los cambios más puramente físicos que en los hormonales, además de ofrecer un aspecto un tanto más sobrenatural (¿o tal vez esquizofrénico?) en algunas escenas.


L
a tercera, pese al subtítulo (Ginger Snaps 3: el origen), más que un prólogo viene a ser un remake alternativo, un “¿qué hubiese pasado si…?” por así decirlo, de la película original. Dando la impresión de haber sido rodada como una explicación que nadie ha pedido, es, con diferencia, la peor valorada de las tres por el público.

Y digo que es más un remake porque las protagonistas son las mismas (al menos, en aspecto y nombre) pese a que la historia se desarrolla en torno al siglo XIX, una de las hermanas es mordida sin pretenderlo y no llega siquiera a explicarse el origen de los primeros licántropos. Además de la época, se cambia el ambiente de adolescentes en un instituto por el de un fuerte al que llegan las jóvenes tras morir sus padres durante un naufragio, y esta vez los secundarios son quienes conocen y explican la existencia de las bestias.

No faltan los clichés de la época, como el puritano fanático, el indio cazador y la india chamán. Ésta última, por cierto, será quien ayude a dar forma a las visiones ya características de la trilogía, que en esta ocasión tienen más de misticismo indio que de pesadilla licantrópica.

Ginger Snaps 3La mayor diferencia en cuanto al estilo probablemente se encuentre en que esta ha sido rodada como una producción más “seria”, con un tono más formal y menos adolescente que las anteriores (uno de los aspectos más criticados en general), algo que a pesar de no suponer un gran lastre, hace perder algo de la esencia que formaba parte de la personalidad característica de la saga. También destacaría en contra el uso de la cámara en movimiento rápido y continúo para las escenas (sólo en un par de ellas, por suerte) que intentan reflejar intriga y tensión, pero logran, en contra de lo pretendido, marear al espectador y perder foco en la acción.  Personalmente considero que las únicas películas en que se ha usado con éxito este efecto es la saga Evil Dead, pero no quiero salirme del tema).


V
olviendo a la saga como un conjunto, en términos generales las actuaciones son adecuadas para el género, destacando la sobresaliente interpretación de las protagonistas, Katharine Isabelle y Emily Perkins. Especialmente de ésta última, que cumple a la perfección su papel de adolescente introvertida y asustadiza. En el apartado técnico es de agradecer que se hayan decantado por el maquillaje tradicional y las prótesis en vez de los, a menudo, sobrevalorados efectos digitales, dando una impresión bastante cuidada y realista que mejora sutilmente en cada nueva entrega. El equipo de doblaje también ha hecho un buen trabajo, dando el énfasis correcto en los momentos necesarios.

En resumidas cuentas, se trata de una saga no demasiado original en cuanto a concepción pero capaz de que la historia narrada, aún siendo un producto para adolescentes, resulte más amena y grato de ver que buena parte de las películas del género. También debo destacar el sabor agridulce (en la original y la precuela) e intrigante y abierto (en la secuela) que deja el final, alejados afortunadamente del tono empalagoso y más que consabido de los finales habituales: o protagonistas felices tras la desaparición del antagonista o la nada sorprendente aparición a última hora del monstruo/asesino de turno que se abalanza sobre los supervivientes.

Anuncios

¿Algo que comentar sobre la entrada?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s