Licantropía, literatura, cine, juegos de rol… y otros delirios

The Whole Wide World, una historia sobre R. E. Howard

– Se puede ver el mundo entero desde aquí arriba.
– Y otros también.


The Whole Wide World, producción poco célebre, al menos en el mundo hispanohablante, pero muy bien valorada por crítica y público.


C
on guión de Michael Scott Myers basado en el libro biográfico de la profesora y escritora aficionada Novalyne Price Ellis, One who walked alone, la película narra su romance imposible con el autor pulp Robert Ervin Howard, probablemente el mayor en la vida de éste último. La historia comienza cuando un amigo común les presenta y acaba, como no podía ser menos, cuando el creador de Conan lleva a cabo su trágico suicido a una edad aún temprana.


N
arrada desde el punto de vista de ella, la historia ofrece una visión bastante más optimista y risueña, con algunos momentos casi jocosos, de lo que cabría esperar en una historia que trate de “Bob Dos pistolas”; si bien es evidente que se vuelve amarga, más desesperanzada según avanza. Y es que, en cada escena contrasta notablemente la antítesis que son sus caracteres: ambos son jóvenes y vitalistas, pero ella se muestra alegre y con fe en el futuro, en la humanidad; mientras que él aparece melancólico e irónico, algo grosero incluso, odioso con la raza humana y sin esperanzas en nada ni nadie más que en sí mismo. Destacan, por llamativas, las consideradas excentricidades de un hombre no demasiado cómodo en su tiempo, que darían casi tanto que hablar como sus propias obras.

The Whole Wide World, captura de pantalla 1


P
ara el papel protagonista femenino se pensó originalmente en Olivia D’Abo (que, irónicamente, ganó un Razzie por su papel de princesa Jehnna en Conan el destructor), pero al estar embarazada se decantaron por la entonces desconocida Renée Zellweger. Normalmente no es una actriz que me llame la atención, pero debo reconocer que éste es uno de sus mejores papeles: se la ve cómoda, muy natural en el rol de Novalyne. No en vano, ganó los premios Independent Spirit Award y Mar del Plata Film Festival por su magnífica actuación.

Lo mismo cabe decir de Vincent D’Onofrio (probablemente mejor conocido por La chaqueta metálica), ganador del Lone Star Film & Television Award y Golden Space Needle Award, por su trabajo en esta obra. Ha sabido captar y reflejar a la perfección el carácter hosco y asocial, pero al mismo tiempo sensible y apasionado, de Robert Ervin Howard.

Ambos dan lo mejor de sí en sus actuaciones y resultan plenamente convincentes como pareja dramática, ya que hay una gran química entre los dos actores como pocas veces se haya visto en una producción romántica. Los actores secundarios también cumplen con su cometido haciendo un buen trabajo, pero sin que en ningún momento sobresalgan ni eclipsen las actuaciones principales.


The Whole Wide World, captura de pantalla 2N
o puedo hablar del doblaje, si es que lo hay, ya que sólo he podido conseguir una copia subtitulada en versión original. Aunque en este aspecto los actores (protagonistas y secundarios) también resultan convincentes, hablando con la entonación adecuada en cada momento.

Si bien no llega al nivel de otros dramas más recientes e intimistas, el apartado fotográfico también ofrece un gran trabajo, mostrando algunas escenas de los parajes de Texas realmente hermosas, revelando amaneceres, una Luna y algunos paisajes naturales en todo su majestuoso esplendor.


S
iendo crítico, debo añadir que no es una película redonda, aunque esté muy cerca de serlo. Se ha reprochado que apenas se mencione en una escena, y de pasada, a H. P. Lovecraft (y, de hecho, ni siquiera se habla de su Círculo) sin llegar a mentarle más. E igual ocurre con Kull, Solomon Kane, Bran Mak Morn y otros personajes “menores” del autor, de los que ni siquiera se habla, llevándose Conan el protagonismo absoluto. No obstante, son olvidos menores que se pueden disculpar si nos atenemos a que es la historia de un romance y en absoluto una biografía del autor como tal, algo que deberían tener en cuenta los más criticones aficionados si no quieren llevarse una decepción cuando vean la película. Finalmente, y esto sí que es verdad hasta cierto punto, se ha dicho que la historia se alarga innecesariamente durante un buen rato, retrasando el inevitable final tal vez quince o veinte minutos más de lo necesario.


The Whole Wide World, captura de pantalla 3E
n definitiva, pese a sus pequeños descuidos, se trata de una obra magnífica con un final conmovedor, que cuenta una maravillosa y agridulce historia digna de visionar tanto por los seguidores del autor pulp como por quienes simplemente buscan una narración llena de ternura y emoción.

Información técnica y más reseñas sobre The Whole Wide World en IMDB.

Anuncios

Una respuesta

  1. Arely

    Me gustó mucho esta pelicula, las actuaciones fueron muy acertadas, me metieron en la pelicula y como buena romántica que soy, terminé llorando y con un nudo en la garganta…

    18/01/2011 en 07:29

¿Algo que comentar sobre la entrada?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s